Ciudadano ADN conversó con el principal querellante en el caso de su fallecida hija contra Martín Pradenas, acusado de abuso y violación. “Lo que hizo el juez fue alejar a la gente a que no denuncie”, expresó.

Después de un largo y demoledor día de audiencia de formalización contra Martín Pradenas (“nunca un caso en Temuco había ocupado tanto tiempo”), Alejandro Barra, padre de la fallecida Antonia, manifestó su rechazo a la resolución del juez de garantía de Temuco, que negó la prisión preventiva para Pradenas, acusado de abuso sexual y violación hacia su hija. “Los abogados analizaron, e incluso con el fiscal en reunión, todos concuerdan que no se ajustó a la ley. Hay méritos suficientes para que continúe la prisión preventiva, aunque los casos ya hayan prescrito”, expresó Barra en conversación con Ciudadano ADN.

Antes del día de ayer, Alejandro Barra se había sentido “optimista del trabajo de 9 meses con la Fiscalía”, sensación que ratificó tras la presentación del fiscal. “Nos convenció que estábamos bien encaminados”. Sin embargo, ahora tiene consciente de que la resolución se puede revertir mediante la apelación. “Eso nos permite ser optimistas”, expresó Barra, valorando el respaldo ciudadano al caso de su hija.

La misma sensación le deja la intervención de entendidos en la materia, como el exfiscal Carlos Gajardo, que ayer en Ciudadano ADN criticó la validez jurídica de la decisión del juzgado, así como las intervenciones del abogado defensor de Pradenas. “Necesitamos muchos más profesionales como él en este país”. Que ellos se pronuncien, para Barra, permite “hacer ver que no hay que hacer leyes, basta con que el juez hubiese visto otras leyes que no se consideraron”, anunciando que justamente eso “es lo que vamos a considerar para la apelación”.

Un caso con apoyo ciudadano

“Nunca voy a desconocer todo el apoyo de las redes sociales que visibilizan la problemática, no solo para Antonia”, expresó. Un apoyo que, asegura, “no hemos solicitado. No hemos llamado a las redes, no hemos hecho nada. Es la sociedad la que se manifestó”. Para Barra, la importancia de que esas manifestaciones “que no dañen a nadie ni provoquen distancia, da más convencimiento de que somos gente buena y que no estamos de acuerdo con la injusticia”.

Una sensación de injusticia que “se desbordó el 18 de octubre”. Para el padre de la joven, “este caso es como un 18 de octubre que reivindica la falta y el poco criterio en Chile de sancionar delitos sexuales. Este va a ser un avance, y tenemos que seguir en esto”.

“Vamos a lograr la justicia para Antonia, y va a marcar un precedente”, aseguró Alejandro, consciente de la importancia de su caso para que otras víctimas “que tienen cosas que decir, se motiven”, y que “dejaría un pésimo precedente si estas resoluciones no se acogen y los delincuentes siguen en lo que están haciendo hasta hoy día”. La reversión de la resolución, está seguro, “va a marcar un cambio”.

Barra consideró que los argumentos entregados por el abogado defensor de Pradenas, Gaspar Calderón, “lo dejan muy mal. El señor Calderón no le hace ningún favor a la justicia. Él deja en entredicho un patrón, eso no es verdad, él miente. Mi hija no es lo que él aparenta decir. Estoy de acuerdo en que defienda a su imputado, pero hágalo con la verdad, con pruebas, como lo hemos hecho nosotros. No puede decir que mi hija tenía un patrón porque se dio un beso con un amigo o estaba alcohólica. Esa es un visión machista. No puede exponer la dignidad de una persona para defender a un delincuente. Eso sí que no lo vamos a permitir”, señaló, tajante.

Reacciones desde varios frentes

Igual de tajante es frente al incidente que apareció en el noticiero de Canal 13, donde un periodista dejó su micrófono abierto emitiendo la frase “era una loquilla” tras una nota sobre Antonia: “Ya estamos acostumbrados. Yo conozco al periodista y a la gente que me llamó para disculparse. Nosotros no vamos a cuestionar ni nada por el estilo porque entendemos lo que sucedió y simple, se cierra el tema. Si alguien deja un micrófono abierto, no nos parece que siga en las redes, no es nuestra posición encender una mecha. Lo mismo pasó en TVN con unas imágenes que no me parecieron. Lo importante es que en ambos casos, si cometemos un error, que nunca más lo volvamos a cometer. Mañana, en una semana más, de nuevo se me quedó el micrófono abierto y vamos a estar pidiendo disculpas, eso no lo vamos a tolerar, y la sociedad tampoco”.

Alejandro Barra también se refirió a las actitudes de cercanos a Antonia que se difundieron en los medios, como la de su expololo Rodrigo Canario y su amiga Carla Pinedo. “No vamos a avanzar si vamos a cuestionar actitudes. Pero no estamos de acuerdo, y no va a la crítica hacia las personas que lo cometieron, sino a la justicia. ¿Existe una ley que sancione este tipo de pronunciamientos? Si no existe, hay que crearla”. Barra es partidario de sancionar “el silencio”: cuando alguien sepa que una persona fue violada y no se dirija a familiares o a la Justicia.

“La gente que sufre traumas como el de mi hija, nunca más van a ser la misma persona. Esa ayuda mi hija no la tuvo, porque hay un estigma social”, reflexionó Barra. “La mujer que es violada viene en su ADN que van a ser cuestionada. Esas cosas son las que tenemos que cambiar. Y eso lo cambia la ley, no solo la sociedad empática. Lo que hicieron esos jóvenes no lo hubiesen hecho de existir una ley“.

Barra recalcó que su esfuerzo de visualizar el caso de Antonia tiene el objetivo de “evitar que otras familias pasen la pena que hasta hoy día tenemos, la impotencia con un sistema que no consideró el daño que provoca la muerte de un ser querido. Es el mal máximo y no se consideró para la prisión preventiva de este señor. Mi hija es lo máximo que tenía yo, y no la tengo. Y eso no lo consideró la ley”.

El padre de Antonia admite haber recibido llamados de la ministra del Sernameg, “ofreciendo toda su colaboración”, y a ella le manifestó que “no basta con hablar, hay que tener herramientas para solucionar estos problemas y que la gente lo sepa, para que denuncie. Le dije que hay que visualizar esos caminos, gráficamente. Porque lo que hizo el juez fue alejar a la gente a que no denuncie”.

A la sociedad que entregó su apoyo en manifestaciones, en tanto, “les vamos a estar siempre agradecidos”, expresó, notoriamente quebrado. “Estamos muy contentos y les damos las gracias a todo el mundo que se ha manifestado para lograr justicia para Antonia. Estamos en eso, con la fuerza y la ayuda que nos envía la gente lo vamos a lograr”