El subsecretario Juan Francisco Galli se reunió “de emergencia” con el ministro de Seguridad trasandino en Buenos Aires, de acuerdo al rotativo.

La autoridad nacional compartió información de inteligencia que probaría en la Macrozona Sur una relación interfronteriza entre grupos violentos, y que entre unos y otros trafican armas, drogas y madera.

El subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, sostuvo este viernes una reunión “secreta” y “de emergencia” con el ministro de Seguridad argentino, Aníbal Fernández, en Buenos Aires, ante la escalada de violencia en la Macrozona Sur de Chile y la Patagonia trasandina en el marco del denominado conflicto mapuche, reveló esta noche el diario Clarín.

En esa extensa cita, pedida por La Moneda y calificada por las partes como “positiva”, la autoridad nacional, junto a su jefe de asesores, José Miguel Poblete; el vocero del ministerio, Oliver Carrasco; y el embajador Nicolás Monckebergle pidió a Fernández abordar en conjunto con nuestro país la radicalización y violencia de ciertos grupos mapuche, según el rotativo.

“El subsecretario viajó a Buenos Aires para buscar coordinar acciones conjuntas sobre situaciones similares”, confirmaron a Clarín fuentes del Gobierno de Piñera, que destacaron además que Galli habló de los “atentados terroristas cometidos por terroristas que se se esconden detrás de la causa mapuche”.

RELACIÓN INTERFRONTERIZA ENTRE GRUPOS VIOLENTOS

De acuerdo siempre a esta misma fuente, la comitiva de La Moneda compartió al ministro trasandino información de inteligencia que probaría en la Macrozona Sur una íntima relación -es decir interfronteriza- entre los grupos violentos chilenos y argentinos, y que entre unos y otros trafican armas, drogas y madera.

Se informó que los grupos cruzan a un lado y otro de la frontera por los pasos no habilitados pero también por otros que sí lo están pero tienen mucho trecho deshabitado como el del Paso Cardenal Samoré, en la Provincia de Osorno, Región de Los Lagos.

“BUENA VOLUNTAD” DE ARGENTINA

Consultadas las fuentes nacionales por Clarín sobre los diferentes enfoques en Argentina y Chile tras la reunión, éstas destacaron la “buena voluntad” del ministro Fernández.

El pedido de reunión de Galli a Fernández se produjo luego de la fuerte molestia que causó en La Moneda la intervención del embajador trasandino, Rafael Bielsa, en una audiencia en la que el líder del grupo Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), Facundo Jones Huala, ciudadano argentino que cumple una condena de nueve años de cárcel en Temuco (Región de La Araucanía) por un ataque incendiario en la Región de Los Ríos en 2013, pedía su libertad condicional.

Sin embargo, según el diario, en la reunión no se mencionó el enojo con Bielsa, sino que hablaron de “coordinar acciones” de cara una “agenda futura con acciones espejadas en Chile de lo que hace Argentina frente al tema y viceversa”.