En democracia las personas tenemos el derecho a manifestarnos y repudiar todo acto que atente contra nuestro bienestar. La manifestación ante una situación injusta, ante demandas colectivas sociales en bien de la ciudadanía, ante la aprobación de leyes abusivas , son diversas las materias que hacen que la comunidad salga a la calle en masa, a manifestarse.

Sin embargo dicho lo anterior, creo que necesitamos aprender a manifestarnos de una manera diferente a como hoy en Chile se realizan este tipo de actos que la mayoría de las veces terminan con balaceras, muertes, infiltrados, corrupción, engaños, montajes y un sin número de situaciones descontroladas que afectan a cualquiera menos a los verdaderos abusadores de nuestros derechos.

Por este motivo hoy es que muchas causas nobles y justas que cualquiera de nosotros pudiera apoyar están resultando ajenas producto de los disturbios y situaciones ya expresadas anteriormente que ensucian el verdadero motivo de una manifestación y su causa.

Necesitamos urgentemente revisar nuestro actuar como sociedad no solo los manifestantes , sino ademas quienes provocan estas manifestaciones desde la comodidad de un escritorio con su cafecito y galletas, desde un congreso cómplice muchas veces, o desde los conglomerados cuando se colusionan en fin , hoy existe una diversidad de razones y descontento generalizado en la población que hace que se produzcan este tipo de manifestación que tiene un mover pacifico pero que terminan con actos que ensucian la causa y dañan profundamente su objetivo.

OSCAR CARRASCO SILVA
¡SE PUEDE!