El Gobierno condenó el incendio ocurrido anoche en la estación Los Quillayes de la Línea 4 del Metro, la que ya había resultado siniestrada durante los ataques de octubre pasado.

A través de Twitter, el presidente Sebastián Piñera calificó como “un grupo de delincuentes” a quienes perpetraron el hecho y llamó a unir fuerzas para luchar contra la violencia y en favor de la paz.

“Aunque no lograron su objetivo, un grupo de delincuentes atentó contra el Metro, columna vertebral del Sistema de Transporte Público que moviliza casi 3 millones de pasajeros diarios. Llegó la hora de unir nuestras fuerzas, sin ninguna ambigüedad en contra de la violencia y en favor de la paz”, tuiteó.

En tanto, el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, calificó como “grave” el incidente y subrayó que el siniestro “fue bastante acotado dentro de la estación”.

Agregó que espera que el trabajo de la Fiscalía y la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales de la PDI logre generar condenas para los autores de estos hechos, luego de aclarar las circunstancias de lo ocurrido.

Los hechos sucedieron anoche cuando, tras una protesta, entre uno o dos individuos ingresaron a la estación Los Quillayes e incendiaron una bodega con materiales para su reconstrucción.

Dicha estación se mantiene cerrada desde octubre y fue una de las más dañadas tras los ataques de ese mes, planeando su reapertura recién para diciembre de este año.

Por el momento no hay detenidos.