“Mi vida cambió por completo el 8 de noviembre del año pasado”, aseguró.
 
A través de una columna publicada por la influyente revista Time, Gustavo Gatica contó su historia para todo el mundo. “Mi vida cambió por completo el 8 de noviembre del año pasado”, comenzó relatando. “¿Por qué me dispararon? Por ejercer mi derecho a protestar”, se preguntó luego.
 
“Ese día, carabineros, miembros de la policía nacional de Chile, me dispararon en ambos ojos, dejándome completamente ciego”, agregó, explicando que “antes de ese día, yo era un estudiante ordinario de Santiago, estudiaba psicología, jugaba baloncesto, andaba en bicicleta y tocaba el bajo”, agregó, antes de relatar lo ocurrido el día del ataque.
 
E indicó que durante la jornada del ataque, “participaba en una manifestación social masiva, parte de una ola de protestas que comenzó el 18 de octubre de 2019 para cambiar un sistema que se basa en la desigualdad”, precisando que las protestas comenzaron “debido a un aumento en el precio del transporte público, pero ese fue solo el detonante después de décadas de injusticia. Salimos a las calles para cambiar eso, para exigir un acceso más equitativo a la salud y la educación, y mejores pensiones”.
 
“Pero en Chile, reclamar tus derechos siempre implica cierto nivel de riesgo. No hay garantía de que regreses a casa a salvo. Cuando sales a protestar, vas preparado con un casco y una mascarilla para protegerte de los gases lacrimógenos. Pero no hay forma de protegerse de los cañones disparados por los Carabineros”, ilustró Gatica, junto con datos del INDH y Amnistía Internacional, que han documentado los ataques por parte de agentes policiales.
 
Luego, se lanzó a describir su nueva vida sin poder ver. “Ha sido difícil para mí acostumbrarme a perder la vista. Durante los primeros días me resultó difícil sostener un tenedor para comer. Tuve que aprender todos estos procesos de nuevo, pero con el tiempo estoy desarrollando las habilidades que necesito para continuar con mi vida. Ahora puedo hacer cosas como cocinar, tal vez mal, pero puedo hacerlo, e incluso estoy aprendiendo a tocar la batería y el piano”, contó.
 
Eso sí, detalló que lo más complejo ha sido salir y usar un bastón. “Es estresante por el ruido y el entorno”, precisó, contando su salida en marzo a manifestarse en la misma zona donde sufrió la pérdida de sus ojos. “Eso fue muy importante para mí y fue conmovedor sentir el cariño de la gente. Mucha gente me dio las gracias; se sentía extraño pero agradable. Mucha gente me ha ofrecido ayuda y hemos construido una red gigante de personas. Este apoyo y solidaridad me da la fuerza para seguir adelante”, precisó, dando la importancia de la búsqueda de justicia, verdad y reparación para las víctimas de violaciones a los Derechos Humanos.
 
Revelando que las autoridades lo han actualizado sobre la investigación frente a su ataque. “Hubo muchas demoras, pero en agosto, después de nueve meses, detuvieron a Claudio Crespo, teniente coronel de Carabineros , como presunto autor. Me alegro de que se haya avanzado y ahora estoy esperando que la justicia haga su trabajo y también cobre a los que permitieron que Carabineros salieran a dispararnos día tras día”, afirmó, cuestionando al gobierno, a quienes particularizó como “más preocupados por la opinión pública y la presión del exterior que por su propia gente”, destacando el apoyo de organismos internacionales, los que calificó como crucial “porque pone de relieve lo que está sucediendo en Chile”.
 
“Pasé los últimos meses encerrado con mi familia debido a la pandemia. Hemos salido lo menos posible para no ponernos en riesgo”, escribió Gatica sobre su vida en pandemia, sin dejar de dar cuenta que los enfrentamientos entre manifestantes y la policía no han parado, y que se siente esperanzado frente al plebiscito. “No cambiará las cosas de la noche a la mañana, pero creo que será un gran paso adelante. Si tiene éxito, la nueva Constitución debe basarse en el respeto y la garantía de los derechos humanos”, reflexionó el estudiante, llamando también a la reestructuración total de Carabineros.
 
Cerrando con que “esta tragedia que hemos experimentado nunca debería haber sucedido”, Gustavo Gatica convocó a exigir justicia. “Necesitamos estar alerta y seguir los procedimientos legales para que los perpetradores y los políticos responsables enfrenten la justicia”.